Rendimiento Profesional

El entorno laboral demanda cada vez más a personas con altas  competencias emocionales. Capacidades como la gestión del estrés, la iniciativa, la creatividad , la organización y planificación son, entre otras, apreciadas en un profesional.
Para lograr ejercer un buen liderazgo es importante optimizar el rendimiento de nuestro cerebro. Para tal finalidad, con las técnicas de neurofeedback, realizamos un “mapeo cerebral” para determinar de forma personalizada y adaptada a las necesidades de la persona,  qué funciones cerebrales necesitan  optimizarse.
Una vez realizado el diagnostico personalizado, se realiza un entrenamiento con neurofeedback para conseguir:

  • Tomar decisiones más ágiles y acertadas.
  • Gestionar el estrés bajo presión.
  • Optimizar la concentración, atención y planificación.
  • Un mayor control emocional.
  • Aumentar la creatividad.